Actualidad

La compra pública responsable, gran dinamizadora de la sostenibilidad

Firmado por Germán Granda, Director General de Forética

El pleno del Congreso ha debatido el 16 de febrero el Proyecto de Ley de Contratos del Sector Público, por  la  que  se transponen  al  ordenamiento  jurídico  español  las  Directivas  del  Parlamento Europeo y del Consejo, 2014/23/UE y 2014/24/UE, de 26 de febrero de 2014.

Los objetivos que inspiran la nueva regulación van en la línea de impulsar la transparencia en la contratación pública, conseguir una mejor relación calidad-precio, y dar prioridad a las consideraciones medioambientales, a aspectos sociales, y a la innovación en las licitaciones.

Sin duda, las Administraciones Públicas desempeñan un papel muy relevante en el desarrollo de la RSE: como impulsoras de buenas prácticas en las empresas, dinamizadoras en el conjunto de la sociedad y modelo de referencia en sus ámbitos de responsabilidad. Así, la Administración opera como catalizadora de la RSE, y la contratación pública responsable es una herramienta fundamental para ello.

Los procesos de compra pública responsable, si están bien diseñados, dan respuesta a una demanda creciente de los ciudadanos respecto a una Administración más transparente, eficiente y de calidad y contribuyen, con todo su potencial, a promocionar y desarrollar un tejido empresarial socialmente responsable.

Sobre esta temática, Forética ha publicado recientemente el informe “La RSC en la compra pública de servicios de seguridad”, en colaboración con APROSER, patronal de empresas de seguridad privada. El documento, centrado en la contratación de servicios de seguridad privados, pretende ofrecer a las Administraciones Públicas las claves más relevantes a la hora de llevar a cabo estas acciones de responsabilidad social centradas en la contratación, pero muy interesante con pistas para otros muchos sectores.

La conclusión principal del estudio es que la selección de proveedores o prestadores de servicios que trabajen con la Administración debe hacerse, no sólo bajo criterios económicos, sino teniendo en cuenta aspectos sociales y ambientales.

Más información