Actualidad

Países cercanos y problemas comunes

En nuestro país vecino, Rogério Alves, presidente de la Associação de Empresas de Segurança (AES), destaca como principal amenaza la incapacidad por parte del estado portugués de hacer cumplir las leyes laborales y fiscales, creando un clima adverso para las empresas cumplidoras de sus obligaciones laborales y fiscales. Esto genera una amenaza para el nivel de empleo en un sector en el que, por lo que parece, la infracción de las normas resulta cada vez más rentable y la sana competencia sucumbe.

En la siguiente entrevista, publicada por el medio Vida Económica el pasado 14 de octubre de 2016, el presidente de AES define las principales oportunidades y amenazas del sector de la seguridad privada en Portugal.


El Estado no cumple con la legislación en el sector de la seguridad
25/10/2016

Las empresas de seguridad representan una facturación de 700 millones de euros al año y el sector emplea a casi 37.000 trabajadores. Sin embargo, la actividad se enfrenta a varios problemas, especialmente al hecho de que el estado no consigue hacer cumplir la legislación en vigor, “al tolerar el trabajo no declarado,” dijo a Vida Económica Rogério Alves, presidente de la Asociación de Empresas de Seguridad (AES).

Vida Económica – ¿Cuáles son las principales amenazas para su actividad?

Rogério Alves – En los últimos años, algunas compañías han ideado una “oportunidad” para ganar cuota de mercado a expensas del incumplimiento con respecto a los salarios y otras contrapartidas del trabajo realizado, al que se añade el incumplimiento inevitable de derechos al fisco y la seguridad social. La respuesta del Estado a esta dura realidad ha sido muy poco eficiente y demasiado indulgente con los morosos. Como resultado, los empleados de empresas socialmente responsables y que cumplen con sus ataduras legales han sido fuertemente penalizados. La asociación mantendrá esta cuestión en el programa, ya que en su resolución se encuentra la clave para la supervivencia de la industria.

VE – ¿A qué nuevas oportunidades se enfrentan las empresas de seguridad, teniendo en cuenta el contexto actual?

RA – El entorno creado hace necesario perfeccionar los mecanismos de coordinación con las fuerzas de seguridad pública y el desarrollo de una respuesta conjunta a la seguridad en los desafíos a los que se enfrenta Europa.

La amenaza del terrorismo requiere una inversión pública reforzada en el ámbito de la seguridad, que está llevando a muchos países a reconsiderar cómo la seguridad privada puede complementar a las fuerzas de seguridad pública, liberando los recursos del Estado para combatir las amenazas más acuciantes. La respuesta a estos desafíos pasa también por una creciente inversión en la tecnología de la seguridad privada, lo que mejorará la detección temprana de amenazas y ayudará a la prevención de incidentes.

Un ejemplo en este sentido es la aplicación de la tecnología para detección de incendios forestales. Es necesario, por lo tanto, que el marco regulador evolucione, permitiendo que el sector privado pueda contribuir a la seguridad de la sociedad. Todo esto en un ambiente de cooperación y complementariedad. La afirmación de la importancia de nuestra actividad se extenderá a prestar servicios a otras áreas donde la seguridad privada todavía no ejerce funciones. Hablamos de la lucha contra incendios forestales, como se habló sobre las prisiones y se podrá hablar de otros segmentos. La evolución ha sido exponencial en términos de nuevas tecnologías.

VE – ¿Ha habido inversión en tecnología para satisfacer las necesidades y demandas del mercado?

AR – En efecto, existe una demanda creciente de tecnología en la seguridad. Los avances tecnológicos están aumentando exponencialmente la capacidad de anticipar incidentes. Hoy en día existen soluciones analíticas de vídeo o de voz que permiten detectar patrones anormales (por ejemplo, objetos abandonados en espacios públicos, inusuales concentraciones o flujos de gente) que pueden anticipar posibles incidentes de seguridad. Las soluciones “big data” permiten también agregar y correlacionar muy diversas fuentes de información que, de forma aislada, no significan nada, pero que en su conjunto permiten identificar riesgos potenciales de seguridad. Así que, como sociedad, podemos beneficiarnos de esta mejora de la seguridad, y es importante que la legislación se adapte a los cambios tecnológicos.

VE – AES organizó una conferencia bajo la temática “desafío de la seguridad privada en Europa y el caso de Portugal.” ¿Cuáles son las principales cuestiones que se debatieron?

RA – La conferencia tenía el sello de AES y la Confederación Europea de Servicios de Seguridad (CoESS). En el marco definido, la conferencia abordó los principales desafíos a los que se enfrenta la industria de la seguridad privada en Europa, dando cierto énfasis al contexto que se vive en el mercado portugués. El sector siente una responsabilidad especial, que consiste en responder – de forma eficaz y competente – a los desafíos a los que Europa se enfrenta en materia de seguridad, que comportan una mayor demanda propia y una mayor coordinación con las fuerzas de seguridad públicas. Por desgracia, parece que algunos estados, incluyendo el portugués, no son capaces de hacer cumplir las leyes laborales y fiscales, creando un clima adverso para las empresas cumplidoras y sus trabajadores, que ven los empleos amenazados en un mercado en el que la infracción de las normas resulta cada vez más rentable y la sana competencia sucumbe.

Puede acceder a la noticia original aquí.